Alimentos con Yodo

El Yodo es un componente natural, considerado un micromineral esencial para el funcionamiento del organismo.

alimentos con yodo

Está presente en el agua y en diversos alimentos de origen vegetal o animal, de donde lo obtenemos para vivir. Como toda sustancia vital, su exceso o deficiencia tendrá secuelas sobre la salud.

Alimentos ricos en yodo

El yodo está presente en el aire, el agua, en el suelo. Nuestro cuerpo lo absorbe de la dieta que consumimos, predominando su presencia en mariscos, diferentes especies de pescado y algunos vegetales.

Aunque es difícil cubrir las necesidades de yodo del organismo a partir de los alimentos yodados, la principal fuente es la sal yodada o enriquecida en yodo, que contiene un estimado de 60 miligramos  por cada 100 gramos y con la cual se suple el déficit para la mayoría de la población.

Entre los alimentos más ricos en yodo se encuentran:

Pescado y marisco:

  • Algas marinas: 270 μg
  • Mariscos: 243 μg
  • Bacalao: 170 μg
  • Mejillones y camarones: 130 μg
  • Ostras: 58 μg
  • Peces (atún, mero, lenguado): 50 – 53 μg

Carnes:

  • Carne roja 6,8 μg
  • Cerdo 5,2 μg
  • Ternera 2,8 μg

Frutas:

  • Manzana 11 μg
  • Pera 1 μg
  • Cereza 0,9 μg

Leche y Huevos:

  • Materna 6,3 μg
  • Vaca 3,3 μg
  • Huevos: 9,8 μg

Vegetales:

  • Espinacas 12 μg
  • Rábano 8 μg
  • Patatas 1,5 μg

También te puede interesar:

Comprar suplemento de yodo

Listado de los 3 suplementos de yodo más vendidos y mejor valorados. En cápsulas, pastillas o líquido.

¿Para qué sirve el Yodo?

Su importancia está relacionada con el metabolismo y el crecimiento, puesto que incide en la ingesta y eliminación de los alimentos. Básicamente está asociado con la TSH, una hormona que estimula la tiroides para generar las hormonas tiroideas T3 y T4, que actuarán sobre el metabolismo, el funcionamiento del sistema nervioso, el control de los niveles de energía o la frecuencia cardíaca.

La tiroides forma parte del sistema endocrino, que en su conjunto vierte unas 50 hormonas en el cuerpo. Esta glándula funciona a una con el yodo que es considerado un oligoelemento del organismo. Como el zinc y otras sustancias, en pequeñas cantidades hará la diferencia entre la salud y la enfermedad; incluso, la muerte.

Beneficios al consumir Yodo

Podemos resumir beneficios derivados de la ingesta de yodo en la alimentación regular:

  • Favorece el crecimiento y normal desarrollo de la persona.
  • Previene la incidencia en la aparición de bocio entre la población.
  • Previene anomalías como el hipertiroidismo y el hipotiroidismo.
  • Ayuda al normal desarrollo del tejido.
  • Contribuye al funcionamiento equilibrado del sistema nervioso.
  • Previene el daño cerebral y retraso mental en menores.
  • Ayuda al equilibrio endocrino.

¿Cuáles son las consecuencias de la deficiencia de Yodo en el organismo?

El yodo es vital en plantas, hombres, animales… Su déficit puede causar daño cerebral en los niños y otras enfermedades como hipotiroidismo o el bocio en personas adultas. De hecho, es la principal causa de daño cerebral y retraso mental en el mundo, según señala un estudio titulado “Deficiencia de Yodo y sus Implicaciones para la Salud del Hombre” consultado en la Revista Cubana de Alimentación y Nutrición, citado por la Asociación Española de Cáncer de Tiroides.

Además del aporte epidemiológico acerca del fenómeno a nivel mundial, el estudio atribuido a Rodríguez Arturo y Ojea Menéndez (1996),  alude claramente a los efectos durante el crecimiento y los principales trastornos que ocasiona la deficiencia de yodo.

Hoy en día en países occidentales es extraño ver a alguien con bocio; esa protuberancia nodular del cuello atribuida a un crecimiento inusual de la tiroides, que solía ser “normal” en sociedades precedentes.

Un exceso en la ingesta de yodo puede degenerar en hipertiroidismo, o simplemente impedir la regulación del metabolismo, bloqueando la absorción de nutrientes y afectando el crecimiento de los tejidos o la temperatura corporal.

Una deficiencia de yodo durante el periodo de gestación o en la primera infancia puede conducir a abortos, anomalías congénitas en el bebé o retrasar el crecimiento. Su exceso, por el contrario, originará problemas nerviosos, temblores inexplicables, dificultad para aprender o concentrarse.

También genera temor la aparición de nódulos cancerígenos en la glándula tiroides, un riesgo presente, por ejemplo, al exponerse a radiación tóxica.

¿Cuál es la dosis de yodo ideal?

En los EE.UU y Europa, diversos organismos han hecho recomendaciones para prevenir problemas asociados a la falta de yodo. Un adulto requiere de unos 150 microgramos de yodo al día, aunque la cantidad requerida aumenta a 200 para embarazadas y lactantes. En niños, varía desde 50 al día; 120 en preadolescentes y 150 en adolescentes.

Se estima que la proporción de yodo en el organismo humano debe ser de 15 miligramos, para que la glándula tiroides produzca la cantidad suficiente de hormonas tiroideas. Una deficiencia importante obligará al uso de suplementos hormonales; lo contrario ocurrirá si se retiene en exceso.

Como siempre, prevalece el equilibrio ya que, por ejemplo, un exceso de yodo en la madre terminará afectando al bebé por nacer, con el consecuente riesgo, desde las dificultades respiratorias por el agrandamiento de la glándula tiroides, hasta los problemas para el crecimiento y desarrollo posterior.

 

Fuentes:

Rese√Īa
Ofertassupermercados.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here